Turquía endurece las leyes de protección animal y obligará a los propietarios de mascotas a realizar cursos de etología.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En Turquía, ser propietario de mascotas no estará al alcance de todo el mundo. La nueva legislación sobre protección animal que prepara el gobierno turco, prevé que aquel que desee tener un animal doméstico en casa deberá acreditar oficialmente que posee el entorno y los conocimientos necesarios para cuidar del animal.

Para ello, la ley que deberá de ser aún aprobada, obligará a todos los propietarios de mascotas a asistir a cursillos de entrenamiento y etología. Estos programas de formación que serán organizados por las administraciones locales, certificarán con un diploma a los asistentes conforme cumplen las condiciones necesarias para cuidar del animal.
Aquellos que vendan animales a las personas que no hayan recibido el certificado de formación se les impondrá una multa de 1.000 liras .

Así mismo, el jefe de la subcomisión parlamentario sobre Medio Ambiente ha dicho que “Las personas que vendan o adopten animales estarán obligadas a tomar medidas de precaución para las incomodidades originadas por los animales”

Otras medidas de protección animal: Animales para fines de entretenimiento y abusos sexuales.

La ley prevé endurecer las multas para aquellos que torturen o maten animales. Así mismo, tipifica como delito el sexo con seres vivos, que estará penado entre tres meses y dos años de cárcel.

Pero la regulación iría mucho más allá, prohibiendo cualquier espectáculo en la que participen animales. Esto incluye a circos y delfinarios, muy populares entre los turistas que visitan la costa mediterránea de Turquía.

La ley ha sido redactada tras consultar con asociaciones animalistas como la Federación Turca de Protección de los Derechos de los Animales (HAYTAP).{jcomments on}