Las espigas: Un peligro para nuestros perros en primavera

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Todas las primaveras nuestros campos se llenan de espigas y debemos permanecer alerta. Para nuestros perros, las espigas son toda una amenaza de la que deben huir. Al empezar el calor van apareciendo distintas hierbas y malezas, y entre ellas germina la espiga,  un tipo de graminea que crece en el campo y en ciudades que puede ocasionar a nuestro perro mas de un inconveniente cuando esta se seca y se desprenden de la planta.

¿Por qué las espigas pueden ser tan molestas para ellos?


Estas gramíneas de aspecto similar al trigo no sólo se enredan en el pelo del perro sino que además avanzan hasta penetrar en su piel, entre sus dedos o en sus orificios naturales como los ojos, oídos, hocico…pudiendo llegar a producirles heridas graves.

Es muy probable que nuestro perro tenga clavada una espiga dentro del oído, entre sus patas o enredado en su pelo y no nos demos cuenta. 

¿Cuáles son las señales que indican que nuestro perro pueda tener una espiga clavada?


  • El perro tiene un ojo medio cerrado e inflamado. Esto es señal de que quizás tiene una espiga en sus ojos. Éstas pueden producirles muchas molestias, dolor e, incluso, úlceras en la córnea.
  • El perro estornuda sin razón y con mucha fuerza, arruga la nariz y se frota el hocico con las patas hasta el punto de llegar a hacerse heridas. Esto es señal de que quizás hay una espiga en su nariz. Con estos movimientos podría expulsar la espiga o, por el contrario, que permanezca ahí llegando a producir pus, o diversas secreciones que pueden ir a peor.
  • El perro se lame las extremidades de manera insistente. Esto es señal de que quizás tiene una espiga entre los dedos de la pata. Debes quitarla pronto pues podría acabar con un absceso de pus en la pata.
  • El perro empieza a mover la cabeza de un lado al otro bruscamente, mientras estamos en la calle o a poco de llegar a casa. Esto es señal de que quizás tiene una espiga en su oido. Debe extraerla el veterinario porque no saldrá por sí misma.

Si detectamos que nuestro perro muestra uno de estos síntomas, debemos llevarlo al veterinario para que le extraiga la espiga lo antes posible.

¿Cómo evitar  que nuestro perro entre en contacto con una espiga?


-Evitar los paseos por zonas donde habitan las espigas.
-Cepillar bien a nuestro perro después del paseo y revisar que no haya rastro de espigas ni en el pelaje, ni en las patas ni en el interior de sus orejas o nariz.
-Durante la primavera, en el caso de los perros de pelo largo sería recomendable cortarle el pelo. Con el pelo corto, logramos ver con más facilidad si alguna espiga se ha enganchado y podríamos extraersela rápidamente evitando así daños mayores.

Informacion extraida de Veteralia

{jcomments on}

!AYUDANOS A SEGUIR CRECIENDO!